Todos invitados al Club de Lectura Biblioteca EAFIT*

El Club de lectura es un espacio para compartir ideas, interpretaciones y gustos que se pueden encontrar en las letras.​

  • Todos los jueves, a las 6:00 p.m., será el momento para compartir en el Club de Lectura, un espacio que promueve el Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas.

  • La invitación es a hacer parte de este momento cultural, en el que lo importante es integrarse con lectores aficionados, expresar la opinión sobre las obras y abrirse a otras formas de entender el mundo.

 

Abstraerse de la realidad e irse a otros mundos totalmente distintos. Eso es lo que permite la lectura para Juana Manuela Montoya, coordinadora del Club de Lectura, espacio que promueve la Biblioteca Luis Echavarría Villegas y que tendrá lugar todos los jueves, a las 6:00 p.m., en la sala de audición musical.

“Pero, lo que a mí me parece más maravilloso es que la lectura te da la posibilidad de conocer otras formas de ser de las personas, otras maneras de expresar el ser”, dice la promotora.

Este va a ser el cuarto año de disfrute de este espacio literario, que inició como una idea  de Ana Maria Vélez Trujillo, coordinadora de servicio al público de la Biblioteca. Ella, desde hace algún tiempo, quería abrir un espacio para la promoción de la lectura y cuando Héctor Abad Faciolince llegó a la dirección de esta dependencia, su propuesta tomó más fuerza, se consolidó, y llegó a ser lo que es hoy uno de los momentos culturales más concurridos.

Allí, los asistentes pueden compartir las distintas interpretaciones de un mismo libro y disfrutar del gusto de leer sin ningún tipo de presión académica, características que hacen que esto sea la oportunidad para el deleite literario y, a la vez, de aprendizaje.

Juana Manuela explica que las sesiones pretenden generar una lista previa de libros de distintas partes del mundo. “Los que asisten al Club de Lectura, junto conmigo, escogen una de las obras para luego ponernos una meta semanal. Cada uno lee en su casa hasta donde se propuso y luego se vuelve a la reunión para conversar sobre la experiencia de lectura. Lo que hace interesante la conversación son los aportes que hacen los asistentes”, comenta.

Para hacer parte del club no es necesario inscribirse, solo asistir a alguna de las reuniones y comenzar este viaje a través de las letras, el mismo que comenzó Juan Sebastian Gómez Alferéz el segundo semestre de 2015 y que describe como el lugar en el que “se expande la experiencia de leer un libro por medio de conversaciones que incorporan referencias a otras formas de arte como la música, la pintura, el cine, entre otras”.

Y agrega: “El Club de Lectura es un lugar que se nutre con la participación de sus integrantes. A través de sus historias y sus interpretaciones sobre la vida, se habla sobre temas a los que yo no hubiera llegado solo. Allí he aprendido a leer no solamente historias, sino mi propia vida, las personas que me rodean, mi país, mi mundo. Es, sin duda, algo que va más allá de la reunión y la lectura semanal”.

Este espacio de lectura también trasciende las salas de la Biblioteca. Cuando es necesario, afirma Juana Manuela, se hacen salidas, algunas con la finalidad de ver la realidad y contrastar algunos de los temas que contienen los libros, como es el caso de la visita al barrio Moravia de Medellín, al que fueron los lectores aficionados en el momento que leían un texto que ubicaba en una ciudad un lugar con el mismo nombre. “El objetivo de la salida era ver qué tan similares eran estos dos lugares -el del libro y el real-”, señala Juana.

Así que la invitación es hacer parte de este momento cultural, compartir con lectores aficionados y de oficio, expresar la opinión sobre las obras y abrirse a otras formas de entender el mundo.

*Artículo publicado en la Intranet Entrenos de la Universidad EAFIT el 17 de febrero de 2017

Dejar un comentario