Estas competencias facilitan el uso de la información

Contar con competencias informacionales es un reto y una necesidad que demanda la sociedad del conocimiento. 

Algunas bibliotecas de universidades del mundo se comprometen con la creación y la implementación de programas para formar usuarios autónomos y eficientes en la búsqueda, la recuperación y el uso de la información. En el caso de EAFIT, el Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas ofrece a empleados docentes y administrativos, y a estudiantes capacitación sobre los servicios y las herramientas de información disponibles.

Es un recurso primordial que debe gestionarse de forma crítica y responsable. El acceso a esta es un proceso complejo que requiere que las personas desarrollen competencias para obtenerla y utilizarla de forma ética y eficiente. Así lo piensa Claudia Vélez Pereira, asistente de servicios al público y líder del programa de formación en competencias informacionales (Coin) del Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas, al referirse a uno de los recursos más valioso del siglo XXI: la información. 

Para ella esta era trae consigo una cantidad considerable de datos; y muchas personas, a la hora de buscarlos, no tienen las habilidades y los conocimientos suficientes que les permitan discernir lo que sirve de acuerdo con las necesidades. Por eso, con el programa de formación, liderado por esta dependencia, se quiere promover el uso de estas destrezas, a las que se les conoce como competencias informacionales. Estas representan un conjunto de conocimientos, habilidades y aptitudes para la interacción del individuo con la información.  

“Hay que desarrollar la capacidad para delimitar un tema, antes de buscar información y, además, se debe evaluar su calidad, después de encontrada”, comenta la asistente. Entre las competencias que se aprenden, a través de este programa, está la de identificar la necesidad, saber localizar la información en la biblioteca y, de forma posterior, evaluarla, organizarla, comunicarla y usarla de manera ética. Esta capacidad se convierte en la base de un aprendizaje permanente para toda la vida. “Se debe establecer también, antes de buscar, qué niveles de profundidad se quieren, a qué fuentes se debe recurrir, cuáles serían las palabras clave, de qué países y autores se requieren los datos, entre otros métodos. Todo lo anterior se aprende a través del programa que permite el manejo correcto de la información para procesos académicos, administrativos y hasta para asuntos personales”, señala Claudia.

En la página de la biblioteca (http://www.eafit.edu.co/biblioteca), en el link de formación de usuarios, se encuentra la información sobre los cursos, a los que pueden asistir docentes, y estudiantes de pregrado y posgrado.

Artículo publicado en la Intranet Entrenos el 21 de noviembre de 2012.

 

10 Respuestas to “Estas competencias facilitan el uso de la información”

  1. Por